1.3 – LA FAMILIA: COMO LA GRACIA DE DIOS LA RESTAURA

Dios se ha propuesto multiplicar su bendición a través de nuestras familias

Esta es una promesa que estuvo siempre en el corazón de Dios. Se la hizo primeramente a Abraham.

Ahora a nosotros como hijos del pacto que Dios hizo con nuestros padres.

Hechos 3.25-26 Uds son los hijos del pacto que Dios hizo con nuestros padres, diciendo a Abraham: En tu descendencia serán benditas TODAS las familias de la tierra. A vosotros primeramente, Dios, habiendo levantado a su Hijo, lo envió para que les bendijese, a fin de que cada uno se convierta de su maldad.

Dios envío a su Hijo para que bendijera nuestra familia y através de nosotros a todas las familias de la tierra.

Dios envío a su Hijo para que la familia que el pecado corrompió transformándola en un instrumento de maldición, evidenciando nuestra maldad; vuelva a ser un instrumento de bendición para que cada uno se convierta de su maldad.

De nosotros depende, si nos convertirnos de nuestra maldad, podemos apropiarnos de estas promesas: recibir la bendición de Dios, para ser de bendición a todas la familias que nos rodean

Así como la desobediencia a Dios pervierte las relaciones familiares, la obediencia a Dios las restaura.

La familia se convierte en una fuerza poderosa que domestica la naturaleza animal del hombre, de la mujer y de los niños, los arranca del anonimato, de la insensibilidad, les da dignidad con una profunda convicción de lo rica que es la unidad en lo diferente.

La familia es una perfecta escuela de sociabilización por lo honestas, espontaneas y generosas de sus relaciones.

De ahí la trascendencia de la bendición de Dios sobre aquellas familias que quieren hacer su voluntad.

En la vida consagrada de los padres emana un poder que moldeará la vida de sus hijos.

Si no quieren tener hijos como Adán que no amó a Dios, ni como Caín que no amó a su hermano, es necesario comprometersse a llevar una vida marcada por el amor a Dios y su prójimo.

Ellos deben ser lo que quieran que sean sus hijos.

Padres que son ejemplos en la administración de la gracia de Dios

Noé fue el primer ejemplo de un padre consagrado que obtiene gracia para sí y para sus hijos.

Hebreos 11:7 Por fe Noé preparó un arca para salvación de su casa.

Génesis 7:1 Porque a ti he visto justo, entra tú y toda tu casa

El arca no sólo es promesa para nosotros también es un mandamiento.

La familia debe tener este aspecto de arca de salvación.

Separar a nuestros hijos del mundo para conducirlos a la salvación.

Apuntamos a formar comunidades en base a familias que encarnen las enseñanzas del Reino de Dios.

Las iglesias no van a ser más fuertes y sanas que la familia que la componen.

Así las familias serán modelo y testigo para nuestra sociedad

Esta sociedad actual que atenta contra la familia, antes que nada está necesitada de ver familias que están experimentando la realidad de una vida familiar plena.

octubre 16, 2010. Etiquetas: , , , , , , , . II.1 - La familia: un proyecto de Dios. Deja un comentario.

1.2 LA FAMILIA: COMO EL PECADO LA CORROMPIÓ

La familia diseñada por Dios para ser un ambiente de gestación y desarrollo de la salud de sus integrantes; es por efectos del egoísmo y el pecado, un ambiente que lastima y enferma a quienes la integran.

La capacidad con que Dios dotó al hombre de comunicar vida inmortal y bienaventurada, fue corrompida por la caída de Adán.

El hombre engendra vida conforme a su propia semejanza: le comunica a su hijo vida física y su naturaleza pecaminosa.

Romanos 5:12 Como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.

Debió ser grande la frustración de Adán y de Eva, al gestar a su primer hijo después de haber recibido la promesa de un redentor, sin embargo dan a luz a un fratricida.

Los sociólogos afirman, que la familia es una de las causas más importantes en la gestación de la violencia en la sociedad.

La falta de afecto paternal, los celos y las contiendas entre hermanos convierten a la familia en una ambiente enfermante más bien que un ambiente de salud.

Si los padres tomaran conciencias de que son ellos los que le transmiten la naturaleza egoísta a sus hijos, deberían conducirles a buscar de la gracia que viene de Dios para traer vida espiritual para sus hijos.

La situación actual de las familias.

Al ser una familia un conjunto de intereses egoístas pugnando por prevalecer, muchas de las conductas antisociales de la actualidad tienen su origen en la situación actual de las familias.

Los padres forman una familia en base a objetivos equivocados.

Hay beneficios legítimos que Dios ha otorgado a la familia:

La alegría de vivir acompañado, el dar y recibir afecto, el deleite de una adecuada vida sexual, el pertenecer a un núcleo familiar, la dicha de tener hijos.

Estos objetivos se pueden convertir un fin en sí mismo. La motivación es recibir beneficios.

El problema es que si establecemos familias en base a necesidades egoístas y de gratificación personal, la familia se convierte en la meta más alta de la vida y termina transformándose en un ídolo. Siendo Dios, sólo, un excelente medio para alcanzar esa felicidad familiar.

El progreso material se constituye en la razón del esfuerzo de muchas de estas familias.

Trabajan desmedidamente para alcanzar lo deseado y siguen trabajando para mantener lo alcanzado.

El estadi de la sociedad actual atenta contra la estructura misma de la familia

Esta sociedad de consumo compuesta por múltiples intereses que pugnan por prevalecer, intenta por todos los medios disgregar a la familia.

- El debilitamiento del compromiso en las relaciones

El divorcio, la falta de casamientos, la precariedad de las relaciones, lo supercificiales y transitorias

hace que los vínculos familiares sean muy débiles y la sociedad de hoy se pueda caracterizar como una sociedad sin padres.

- Las relaciones extrafamiliares

La familia de hoy no da respuesta a todas las necesidades que los integrantes de las familias necesitan. En especial para los hijos quienes buscan respuestas fuera de la familia, en asociaciones de tipo tribal. Grupos en los que muchas veces se prestan al desarrollo de todo tipo de transgresiones; violencia, droga, alcohol, sexo, etc.

- Los intereses internacionales

El consumismo y los fuertes intereses económicos explotan a los varones para que no puedan ejercer su paternidad y van obligando a que las madres estén cada vez más involucradas en el sostenimiento del hogar.

- Los medios de comunicación y la publicidad

Ante la necesidad de vender, fomentan los intereses más bajos de cada miembro de la familia. Pornografía y alentando a toda rebeldía e infidelidad.

- El machismo

Establece una caricatura grotesca de la hombría de la cual aún quedan muchos resabios. Sin embargo, al querer corregirla se va a otro extremo. Hoy la varonilidad está en crisis.

- El feminismo

Provocando que la mujer vea con desagrado la valiosa tarea de ser madre, inyectando intereses de realización personal fuera de la maternidad y menospreciando la tarea de la mujer como ama de casa.

- Los avances tecnológicos

Tienden a que cada uno encuentre su satisfacción en forma individual. Todo apunta a que cada uno esté conectado a una terminal en su habitación que le satisfaga de todas sus necesidades prescindiendo de quien está conviviendo con él.

octubre 15, 2010. Etiquetas: , , , , , , , . II.1 - La familia: un proyecto de Dios. Deja un comentario.

II.1 – La familia: un proyecto de Dios

      La familia es la comunidad primaria de la raza humana

Dios la creó como célula primaria de la sociedad. Antecede a toda institución humana.

Al multiplicarse y llenar la tierra, los hombres y mujeres se siguieron integrando en familias. constituyendo la familia el núcleo básico de la sociedad.

La familia es contraria a la tendencia animal del hombre, presente en algunas civilizaciones primitivas o en civilizaciones que se han degrado.

En estas sociedades el niño no tiene valor alguno, se los abandona ya que el egoísmo termina anulando toda responsabilidad paternal y maternal.

La familia tiene la función de preservar a la humanidad de su degradación y de ser el factor de integración y desarrollo de la sociedad.

1.1 DIOS ES EL CREADOR DE LA FAMILIA

Malaquías 2:14-15 Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto. ¿No hizo el uno (hombre y mujer = una sola carne) habiendo en él abundancia de espíritu ? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardense pues en su espíritu y no sean desleales para con la mujer de su juventud.

Dios creó el matrimonio, nos hizo uno buscando una descendencia para El.

Por tanto, sólo Dios es el único que puede decir: qué és y cómo debe funcionar una familia.

Dios estableció un propósito determinado para la familia: que el hombre y la mujer colaboraran con El en su interacción con el resto de los hombres.

Génesis 12:3 en ti serán benditas todas las familias de la tierra.

La familia existe para Dios, para colaborar con Dios para que él pueda tener una gran familia de muchos hijos semejantes al Primogénito, Jesús.

La familia colabora en el propósito de Dios

En la procreación y crianza de los hijos para Dios.

Quien forma una familia con motivaciones egoístas no encontrará en ella felicidad, ya que en la familia se encontrará con sacrificios y aflicciones.

Quien se propone educarlos para Dios encontrará en esta difícil tarea su felicidad.

En la formación y desarrollo del ser humano.

El hogar es la escuela de formación tanto para padres como para hijos.

La convivencia familiar es el medio ideal para el desarrollo de nuestro carácter y nuestras capacidades.

La familia proporciona: identidad, arraigo, protección y cobertura síquica, física y espiritual

En el crecimiento y la edificación de la iglesia.

Nuestros hogares son bendecidos para recibir y darle cobertura a todos aquellos que están solos porque no han formado familias o que han sido víctimas de fracasos familiares; para poder bendecir a otros con aquello que hemos alcanzado.

octubre 14, 2010. Etiquetas: , , , , , , , . II PRINCIPIO DE REVELACIÓN, II.1 - La familia: un proyecto de Dios. 1 comentario.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.