II.3 – LA RESPONSABILIDAD DE LOS PADRES DESDE LO ESPIRITUAL

RESPONSABILIDAD SACERDOTAL: representar a nuestros hijos ante Dios.

RESPONSABILIDAD PROFETICA: representar a Dios ante los hijos

Nuestra responsabilidad paternal pasa por distintas etapas según el crecimiento de los hijos.

En los primeros años de vida nuestra ingerencia es decisiva.

En esta etapa adquiere una mayor dimensión nuestra responsabilidad profética: la de representar adecuadamente a Dios ante nuestros hijos

En la medida que van creciendo nuestra tarea es la de conducirlos a una relación mas personal y directa con Dios.

El énfasis está en enseñarles a relacionarse con Dios y no con la iglesia, aunque una cosa conduce a la otra

En la medida que ellos van creciendo la responsabilidad sacerdotal adquiere mayor relevancia.

3.1 – NUESTRA RESPONSABILIDAD SACERDOTAL

Representando a nuestros hijos delante de Dios.

La maduración de la fe del padre y su influencia sobre sus hijos es uno de los más grandes medios de gracia.

La fe del padre hará entrar a la familia bajo la gracia de Dios.

Como consecuencia del compromiso de los padres con El Dios se compromete con sus hijos.

LA RESPONSABILIDAD PATERNAL EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

Vemos el ejemplo de Abraham y de Isaac: Génesis 13:18, 26:25

Antes de plantar la tienda y de cavar los pozos, ellos primero:

Edificaron el altar e invocaron el nombre de Jehová.

Esta es la primera tarea del padre: edificar su casa como altar para Dios, donde ante toda situación se invoque el nombre de Dios.

Nuestra fe en las promesas de Dios alcanza a nuestros hijos

En el Antiguo Pacto vemos que las promesas se hacían a una persona y estas las aceptaba para él y para sus hijos.

El propósito de la promesa es proveer seguridad y garantía.

Estas promesas se concretaran en realidad venciendo la duda el temor y la incredulidad.

Tenemos poderosas promesas a las que nos podemos aferrar.

Génesis 17:7 Y estableceré mi pacto entre mí y ti, y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por pacto perpetuo, para ser tu Dios, y el de tu descendencia después de ti.

La revelación dada a cada padre afecta a toda la familia.

En la Pascua, el padre rociaba la casa con la sangre de un cordero por familia. Exodo 12:2,7,13

La sangre les será por señal.

El padre rociaba la casa como una demostración del ansia de liberación para su casa, ponía una marca que lo diferenciaba de los demás. Por medio de la sangre anunciaba al mundo y a las huestes su anhelo de que su casa fuere salva.

Así el padre asegura la protección espiritual de los hijos, lo que le hace apto es su ansia de liberación de la destrucción de sus hijos.

Hay promesas poderosas que nuestros hijos alcanzarán la misma protección, liberación y redención.

Salmo 103:17-18 Y su justicia sobre los hijos de los hijos, sobre los que guardan su pacto.

Isaías 59:21 El Espíritu mío y mis palabras, no faltarán de tu boca, ni de la de tus hijos, ni de la de tus nietos.

Isaías 61:9 La descendencia de ellos será conocida y sus renuevos, todos reconocerán que son linaje bendito de Jehová

LA RESPONSABILIDAD PATERNAL EN EL NUEVO TESTAMENTO

En el Nuevo Pacto, el padre creyente por la fe se apropia de la gracia de Dios.

El andar en intimidad con Dios aegura que esa gracia fluya sobre toda la familia proveyendo salvación para sus hijos.

Hechos 2:39 Para Uds es esta promesa y para sus hijos

1 Corintios 7:14 De otra manera sus hijos serían inmundos, mientras que ahora son santos

Tenemos que transmitirles esta convicción a nuestros hijos, que puedan decir: Soy del Señor.

Nos comunica la idea de que nuestros hijos ya son santos, son santificados.

Nuestra tarea es educar a los niños de acuerdo con esa santidad.

Al comprender el niño su santidad puede valorar la herencia que les corresponde por tener padres creyentes.

Esta es nuestra fe en la dedicación de nuestros hijos

1 Samuel 1:27-28 Éste es el niño que yo le pedí al Señor, y él me lo concedió. Ahora yo, por mi parte, se lo entrego al Señor. Mientras el niño viva, estará dedicado a él.

Nos comunica la idea de que nuestros hijos no son nuestros

El saber esto me da confianza durante toda etapa de la crianza especialmente en los momentos más difíciles.

Nuestra fe en la visión acerca de nuestros hijos

Hebreos 11:23 Le escondieron porque vieron que el hijo era hermoso y no temieron el decreto del faraón de matar a los niños

Cada padre creyente debe ver en sus hijos: la misma hermosura, el mismo peligro y el mismo camino seguro: esconderlo bajo la sombra del Omnipotente.

La crianza que recibió Moisés en su infancia fue tal que los placeres del pecado y las riquezas del faraón no pudieron borrar lo recibido.

Se sostuvo viendo al Invisible y prefirió ser maltratado junto al Pueblo de Dios.

octubre 19, 2010. Etiquetas: , , , , , , , , , , , . 3.1 - La responsabilidad sacerdotal de los padres, II.3 - La responsabilidad de los padres desde lo espiritual. Deja un comentario.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.